Amor imposible como pocos

A mi amor imposible,

Primero que nada confieso que no sabía como denominar lo nuestro, si es que se puede hablar de algo como de los dos (permíteme hacerlo, por favor), porque nos conocemos desde el colegio y durante años hemos sido buenos amigos. Como tú bien sabes desde tiempo atrás para mí significas algo diferente a todo lo demás.

Aclaro que esta carta no se trata de otro de mis “actos de amor” como los has definido en más de una vez. Se trata de poder expresar lo que siento por ti, y más que nada porque si bien nunca te decides a dar ese paso y tus negativas son cada vez más esquivas, quiero que sepas que yo estaré allí hasta el último momento, para conseguir acceder a tu corazón.

Recuerdo todo lo que he hecho para lograrlo, desde la primera de mis cartas de amor donde te pedía dejar de ser tu amigo porque ya no podía disimular más mis sentimientos, hasta el pedido de irnos juntos unos días de vacaciones. Siempre tu misma respuesta.

Cada “No” que obtengo de tu parte, me ha hecho más fuerte como persona, porque sé que para conseguir algo hay que luchar hasta la última oportunidad. Tampoco quiero ser una molestia para ti en la vida, por eso solo te pido, que si en algún momento lo sientes así, me lo digas directamente y de alguna u otra forma lo sabré entender.

Sigues prefiriendo otros brazos, otros ojos y otros labios para jugar al amor. Sé que las últimas veces no te ha ido muy bien, tal como me lo has dicho en más de una vez, y que has sufrido mucho, algo que en mi interior provoca dolor y ganas de abrazarte y tenerte junto a ti todo el tiempo del mundo, para que no tengas que sufrir ni un segundo más.

Hoy eres mi amor imposible, pero lucharé con todo mis fuerzas para poder “robar” solo las dos primeras letras de la palabra imposible.

Te quiero como nadie te ha querido

Tu amor imposible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *