Aún creo en el amor

Amor de mi vida,

Desde pequeño creí en los imposibles, en esas cosas que todo el mundo piensa como si fuesen una utopía y que si bien son de lo más bonitas, no creen poder alcanzar. Quizás sea el miedo a ser feliz, a sentirse único en la vida, a descubrir realmente para qué estamos en este mundo y un largo etcétera que dan respuesta a las preguntas más existenciales de nuestras vidas.

Contigo aprendí que no estaba equivocado y que no solo cuando uno es un niño, debe de creer en lo imposible, porque si uno lucha por lo que quiere lo consigue. El camino no es fácil y muchos son los problemas a superar, pero al final todo tiene recompensa.

En mi caso personal, la mayor de las recompensas en esta vida, de la que aún me queda mucho por vivir, si Dios quiere, ha sido el poder conocerte, porque estoy seguro que no habrá nada que pueda superarlo.

Es una sensación única que me provoca tu profunda mirada, la dulzura de tus besos por las mañanas, las cartas de amor que recibo que traducen en palabras tus verdaderos sentimientos, tu amor… esa posibilidad única de poder compartir nuestras vidas.

Seré un iluso para la mayoría, pero aún creo en el amor, en las relaciones que no tienen un límite en el tiempo, en ese “imán” que mantiene a dos personas enganchadas por siempre, en… fin, creo en ti, en tu amor, en tu compañía, en esa compañera de vida, que ha sido mejor de lo que me imaginé, en mis sueños de niño.

Soy un afortunado y estoy feliz de serlo junto y gracias a ti.

Porque aún creo en el amor, quiero que el mío sea para ti las 24 horas del día durante los 365 días del año.

Te amo como nunca

Tu amor iluso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *