Y un día has entrado en mi vida

Que sí, que me muero por ti, que con tu forma de ser, tu inocencia, tus gestos, tus miradas, pierdo completamente la paciencia, y nada es igual, me transformas en otra persona. Ni yo puedo reconocerme porque sé que no soy lo que era antes de conocerte, y si de algo tengo plena seguridad es que no quiero volver al pasado.

Sí, un día has entrado en mi vida, y es por eso que nada espero más, que desees quedarte en ella durante mucho tiempo, o mejor dicho para siempre. Porque nada me podrá hacer más feliz como persona que compartir el camino junto a ti.

Confieso que me he pasado las horas escribiendo las letras de tu nombre en papeles y paredes, que me conozco todas las combinaciones de tus cifras del día en que naciste, que tengo mil y una razones para decirte que te quiero.

Ya nadie podrá contarme que significa el amor porque yo ya lo encontré contigo y es increíble. Nada he vivido mejor que todos estos momentos junto a ti. Has entrado en mi vida y para siempre, porque pretendo cerrar con la llave del amor esta puerta, con combinaciones que nadie podrá conocer.

Todas las noches espero que comience pronto un nuevo día junto a ti, aprender algo nuevo de tus gustos, tus pasiones, tus gestos porque me has hecho descubrir un nuevo mundo, que no sabía que existía. Tus abrazos me dan seguiridad, tu sonrisa me ilumina y me tranquiliza a la vez, me da fuerza, al igual que tus palabras que siempre llegan en el momento que las necesito.

Has entrado en mi vida y no quiero perderte por nada en este mundo. Siempre permaneceré junto a ti, porque nada podrá hacerme más feliz que compartir mis días contigo.

Te amo con locura y pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *