Mi princesa

Mi princesita,

Confieso que creo que voy a comenzar esta carta por el final porque debo decir que lo eres todo para mí, ya que no hay persona en este mundo que provoque lo que tú logras, no solo cuando estamos juntos sino también con solo pensarte.

Eres mi princesa en todo sentido. Mucho me ha costado poder estar junto a ti, pero nada de lo que he tenido que hacer lograrlo, significa por mi parte algún tipo de arrepentimiento, sino todo lo contrario. A veces me pregunto porque nuestros caminos no se cruzaron años antes, pero al instante entiendo que lo mejor es pensar en todo el tiempo que nos queda compartir.

Muchas veces había imaginado como sería mi princesa mientras te soñaba en mi cuadro imaginario, o bien en aquellos momentos del día sin importar donde me encontraba, donde lo más importante era pensar, en aquella persona por la que daría todo lo que tengo en este mundo para hacerla feliz.

El destino, la suerte o una combinación de ambas, nos juntaron por esas casualidades que uno nunca sabrá explicar. Yo te buscaba y por fin te encontré.

Para mí siempre serás mi princesa y como tal, mereces todo lo que tengo y mis sacrificios futuros en esta vida para que cada día puedas ser un poquito más feliz junto a mí. Te amo más allá de todo, porque si de algo estoy seguro es que ni la mejor de mis princesitas soñadas, era parecida ti, que has superado cualquiera de mis mejores imaginaciones.

Tanto tiempo buscándote ha tenido sus beneficios. Eres y serás mi princesa durante toda mi vida porque no hay nada que me provoque mayor felicidad que el comenzar un día junto a ti. Agradezco en cada momento que nuestros caminos se hayan cruzado hasta la eternidad.

Para mi princesa con todo mi amor

Tu príncipe

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *