No quiero nada raro, solo quiero que…

Yo no quiero nada raro, sólo quiero que pienses en mí y que me eches de menos aunque hayamos compartido todo el día juntos, disfrutando de cada minuto de nuestra compañía, que te pongas nervioso al verme como si fuese la primera vez, aquel día donde por casualidad, el destino nos ayudó a que nuestras vidas se cruzaran, que no te aburras de nuestras largas conversaciones, que te alegres al escucharme, de pasear abrazados, pero yo no quiero nada raro…

Me conformo solo con saber que conmigo es donde te gustaría estar siempre y que la felicidad, algo que los dos nos dimos cuenta que conocíamos, pero no lo suficiente, sea para todo el resto de nuestras vidas. No quiero nada raro, solo que conozcas todas y cada una de mis caras y de mis expresiones. Solo quiero reír contigo hasta llorar y que me “robes” una de mis sonrisas, cuando no puedo dejar de llorar.

Yo no quiero nada raro, solo quiero que cada una de las canciones que escuches te recuerden a mí, o a nosotros dos como si fuésemos uno solo. Solo te pido que pienses sobre algo que hemos compartido juntos, que es cuando mejor estoy, porque solo quiero y deseo, poder sentirme como la persona más afortunada de este mundo, y que cada día “escondas” algo nuevo de ti, porque si hay algo que deseo, es poder descubrirte todos los días un poco más.

Solo quiero que todo siga como hasta ahora, con sus cosas buenas y aquellas por las que juntos debimos de luchar para que nuestro amor sea más fuerte, como lo es hoy. Solo quiero, de ser posible, que nada cambie entre los dos, ver como el tiempo pasa junto a nosotros y no se detiene, porque cada nuevo día es mejor que ayer, por todo esto, yo no quiero nada raro… solo amarte como lo he hecho desde el primer día que te vi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *