No te alejes tanto de mí

Amor de toda mi vida,

Sabes que cuando me enfado es algo que solo me dura unos pocos minutos, donde parece que todo se nubla y la mitad racional de mi cerebro se declara en huelga y no trabaja, por lo que la mayoría de las veces, o mejor dicho siempre, se me escapan de mi boca, palabras hacia ti que no forman parte de lo que verdaderamente siento por ti.

Reconozco mi error y el daño que eso genera en ti, más si pensamos que no ha sido solo una vez, sino más bien algo que se repite en el tiempo. Motivos por todo lo que me está pasando con mi vida, fuera de nuestra relación, tengo para enfadarme, pero nunca para generar, el más mínimo daño y dolor a tu persona.

Tú no te mereces nada de esto. Prometo mejorar en un futuro muy cercano, porque sé que sino te voy a perder y eso es algo que no quiero que suceda, ni por una mínima y remota posibilidad. Nada mejor me ha pasado que compartir estos años contigo, principalmente desde nuestra convivencia en nuestro pequeño techo.

Últimamente estoy haciendo todo lo contrario para hacer crecer nuestro amor, nuestra pareja, nuestra unión y es algo de lo que estoy más que arrepentido.

Pero por favor, solo quiero pedirte una sola cosa, no te alejes tanto de mí, porque quiero poder tener, aunque sea una mínima posibilidad de demostrarte todo lo que para mí significas, porque te quiero tanto, tanto, tanto que no me imagino una vida sin ti, sin tus despertares, sin nuestros paseos por las tardes cuando el sol necesita irse a dormir tras un día de trabajo, sin tus caricias, sin poder besar esa naricita fría, en fin, sin ti.

Prometo cambiar lo antes posible, porque una vida sin tu compañía no merece llamarse vida.

Te amo profundamente con todo mi corazón

Tu amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *