Nuestras primeras 365 mañanas

Buenos días amor,

Hoy es un día muy especial en mi vida porque se cumplen nuestras primeras 365 mañanas, un año entero de tener la posibilidad de sentir tus pies por las noches, de poder abrazarte mientras duermes, de mirarte sin ser mirado, de poder besar tu cuello antes de dormirme, de poder sentir tus caricias, en fin de poder sentir algo único como nunca me había sucedido.

Nada ha sido lo mismo desde mi primer llamado, de mi primera invitación y menos aún de nuestra primera salida. Nunca olvidaré aquel primer beso que de forma imprevista llegó a mis labios, no porque no lo quisiese sino porque no lo esperaba en ese momento, y menos que seas tú la que no haya resistido la tentación y haya dado el primer gran paso en nuestras vidas.

Quiero regalarte todas las mañanas de mi vida, y que nuestras primeras 365 se multipliquen por infinito porque nada es comparable a sentirte a mi lado, a escuchar tus silenciosos suspiros mientras duermes, al choque de nuestros pies, a resignar mi mitad en la cama cuando dormida te acercas a mis brazos.

Te amo como nunca amé a nadie y por otras miles de mañanas más…

Tu amor

Una Respuesta

  1. Elisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *