Todo es por algo

Querido amor,

Muchas veces había escuchado, con cierta desconfianza debo confesar, eso de que todo es por algo y que en la vida ocurren las mejores cosas de forma predestinada, como si uno al nacer tiene ya “diseñada” su ruta de vida y ya sabe (en verdad no sabe nada), que le depara el futuro.

Como me conoces, soy una persona bastante desconfiada de las cosas prefijadas, pero creo que debo de confesar que me he equivocado como nunca lo he hecho en la vida, pero que a la vez, mi error ha significado, una de las mayores alegrías, al conocerte, así por arte de la casualidad, cuando menos lo pensaba y lo buscaba.

Al verte por primera vez y escuchar tu voz, algo cambió y ya sabía que eras tú y que me mi vida iba a ser diferente en el futuro. No me preguntes porqué, pero ha sido así. Es raro, porque es un sentimiento que solo sucede (si sucede) una vez en la vida, que obviamente desconocía completamente. La sensación de tranquilidad y felicidad no se puede explicar.

Todo este tiempo en el que hemos estado juntos, compartiendo nuestras vidas y comenzando a compartir nuestros sueños, no han hecho más que reafirmar mi error, y donde puedo ahora puedo ver con otros ojos, eso de que todo es por algo, y que las cosas suceden y hay que aceptarlas como tal, tanto si se trata de alegrías como de tristezas.

Me siento la persona más feliz de este mundo y que solo sé que no quiero pasar un día, una hora, un minuto o un segundo más, sin poder decirte que eres lo mejor que tengo y que te amo profundamente.

Quiero que pase el tiempo y que tú y yo continuemos juntos para siempre, ya que me encantaría poder demostrarte que yo también puedo llegar a hacerte feliz, o al menos intentarlo con todas mis ganas, como tú lo haces conmigo.

Te amo con todo mi corazón

Tu amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *