Tus mentiras…nunca más

Una persona desilusionada creo que es la palabra que mejor define a como me siento, quizás también conozca otras definiciones pero creo que no van a ayudar en nada para lo que queda de nuestra relación. Sinceramente que contigo creí que había encontrado la persona con la que compartir mi vida, porque por fin alguien en este mundo había logrado hacerme sentir vivo por dentro, descubrir cosas nuevas o bien conocidas, pero con otra mirada que me hacía muy feliz.

Creo que me equivoqué y mucho, al darte toda mi confianza, porque esto es algo de lo que más me arrepiento y por lo que más estoy sufriendo, ya que puedo entender que una relación no pueda seguir adelante como la nuestra, pero lo que no puedo comprender, ni quiero, es que en ti confié como en nadie lo había hecho antes, y lo que recibo es una traición, algo que jamás hubiese esperado de tu persona.

Durante mucho tiempo perdoné cada una de tus mentiras, una tras otra. Era consciente de que tu pensabas que no me enteraba, pero no era así, lo sabía perfectamente, pero también sabía que mi amor por ti no conocía de límites, se trataba de algo puro y verdadero, y es por eso que el dolor hoy es mucho más grande, también sin límites y cada día va a más.

No busco reprocharte tus mentiras con esta carta, solo despedirme de la persona que más amé en mi vida. Voy a quedarme con los buenos momentos compartidos, más que nada durante el primer tiempo de nuestra relación, antes de que comenzaras con tus mentiras y engaños.

Si buscabas que deje de creer en el amor, lo has logrado, pero más que nada he dejado de creer en las personas, algo tan o más grave aún. Sé que el tiempo me ayudará a cicatrizar esta herida y ojalá el destino me ayude a encontrar un nuevo camino, pero eso es parte de mi vida y no de la tuya.

Espero que logres encontrar a la persona indicada en el futuro.

Adiós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *